Buscador
Santiago Fernández de Lis
Santiago Fernández de Lis
Head of Regulation
España

Santiago Fernández de Lis fue Responsable de Sistemas Financieros y Regulación de BBVA Research. Desde enero de 2019 se incorporó a Regulación y Control Interno en la unidad de Regulación.

También es presidente del Banking Stakeholders Group de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).

De 2007 a 2011, fue Socio Director del Departamento Internacional de Analistas Financieros Internacionales (Afi).

En 1986 entró en el Banco de España, donde ocupó diversos puestos directivos, entre ellos Jefe de la División de Estudios Monetarios y Financieros y Director del Departamento Internacional (2001-2007).

Entre 1998 y 2000 trabajó en el Banco de Pagos Internacionales de Basilea (BIS), en el secretariado del Comité del Sistema Financiero Global (CGFS).

Es economista por la Universidad Autónoma de Madrid y fue profesor en la Universidad Carlos III.

Es autor de diversos artículos y publicaciones sobre estabilidad financiera, regulación financiera, política monetaria, economía internacional y banca central.

Últimas publicaciones

Son dos los sucesos que han abierto el debate sobre las monedas virtuales emitidas por bancos centrales (CBDC): la emergencia de criptomonedas como el bitcoin, que pueden competir con las divisas tradicionales de los bancos centrales, y la tendencia hacia la desaparición del dinero en efectivo en algunos países.
Las criptomonedas están abriendo el camino a monedas digitales de bancos centrales (CBDC). En este artículo se detallan los pros y los contras de emitir CBDC en cuatro variantes: desde las propuestas más modestas, en las que el riesgo y el beneficio son relativamente reducidos, hasta las más ambiciosas en que habría una grave perturbación de la intermediación financiera.
La transformación digital ha abierto el mercado de servicios financieros a nuevos tipos de proveedores, incluidas las grandes empresas tecnológicas, que presentan un gran potencial disruptivo. Este artículo explora cómo el alcance de esa integración está condicionado por la regulación, las normas de acceso a datos y la política de competencia.