Buscador
Agustín García
Agustín García
Economista Principal
España

Agustín García Serrador se unió a BBVA Research en Junio de 2008 a la Unidad de Europa. Actualmente es Economista Principal en la Unidad de Escenarios Económicos Globales donde se encarga del análisis macroeconómico del conjunto de la zona euro y los principales estados miembros, así como Reino Unido. También contribuye en el análisis de los principales factores y consistencia del escenario global.


Anteriormente, fue analista macroeconómico y coordinador del BIAM del Instituto Flores de Lemus en la Universidad Carlos III de Madrid, así como profesor de Macroeconometría y Economía Aplicada en la Universidad CEU San Pablo. También ha impartido cursos de máster en estas dos universidades.


Investigación en macroeconometría y política monetaria y fiscal en la zona euro, con publicaciones en Applied Economics, Oxford Bulletin of Economics and Statistics y Journal of Forecasting.


Es Licenciado en Economía con Premio Nacional Fin de Carrera en 2002 y obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados en la Universidad CEU San Pablo por el que recibió el Premio Joven 2004 de la Universidad Complutense de Madrid.

Últimas publicaciones

El crecimiento mundial se desaceleró en 3T19, ya que el mayor proteccionismo y la incertidumbre siguen lastrando la actividad. Las medidas contracíclias, sobre todo de los bancos centrales, ayudan a mitigar los efectos negativos, pero no evitarán una desaceleración global mayor de la anticipada hace tres meses.
En una conferencia de prensa relativamente relajada -la última de Draghi como presidente del BCE-, mantuvo el tono acomodaticio, en línea con toda su presidencia. No ha dado ninguna pista sobre las medidas que deben adoptarse a corto plazo, intentando no atar de pies y manos a su sucesora, la Sra. Lagarde.
El deterioro de la demanda global y la incertidumbre sobre las exportaciones y la inversión explican la revisión a la baja del crecimiento en 2020. Una mayor relajación monetaria y una política fiscal expansiva ayudarían a detener el deterioro de la confianza y apuntalar el gasto, aunque con una divergencia por países.