Buscador
Agustín García
Agustín García
Economista Principal
España

Agustín García Serrador se unió a BBVA Research en Junio de 2008 a la Unidad de Europa. Actualmente es Economista Principal en la Unidad de Escenarios Económicos Globales donde se encarga del análisis macroeconómico del conjunto de la zona euro y los principales estados miembros, así como Reino Unido. También contribuye en el análisis de los principales factores y consistencia del escenario global.


Anteriormente, fue analista macroeconómico y coordinador del BIAM del Instituto Flores de Lemus en la Universidad Carlos III de Madrid, así como profesor de Macroeconometría y Economía Aplicada en la Universidad CEU San Pablo. También ha impartido cursos de máster en estas dos universidades.


Investigación en macroeconometría y política monetaria y fiscal en la zona euro, con publicaciones en Applied Economics, Oxford Bulletin of Economics and Statistics y Journal of Forecasting.


Es Licenciado en Economía con Premio Nacional Fin de Carrera en 2002 y obtuvo el Diploma de Estudios Avanzados en la Universidad CEU San Pablo por el que recibió el Premio Joven 2004 de la Universidad Complutense de Madrid.

Últimas publicaciones

El crecimiento mundial continúa en una suave senda descendente, por la debilidad de la industria y de las exportaciones, debido a las tensiones comerciales. La baja inflación permitió a los bancos centrales reevaluar su política. Revisamos a la baja nuestra previsión de PIB mundial en 0,1pp hasta un 3,3% para 2019 y 2020.
Los resultados de las elecciones europeas fueron menos negativos de lo que se temía para los partidos proeuropeos, pero todavía es pronto para determinar los cambios que pueden originar en términos de política económica. De momento, están propiciando la intensificación de los problemas políticos en algunos países.
El BCE reforzó su orientación hacia el futuro en materia de tipos de interés, ya que espera que se mantengan en los niveles actuales al menos hasta el primer semestre de 2020, en respuesta al aumento y la persistencia de la incertidumbre mundial. El BCE abre la posibilidad a una mayor relajación monetaria en caso necesario