Fecha de publicación
Desde
Hasta
x

Área personal


¿Ólvido su contraseña?
x

Inicie sesión para participar



¿Aún no estás registrado? Regístrate ahora
x
Realiza tu búsqueda introduciendo el texto
Realiza tu búsqueda por otros criterios
img_publication Artículo de Prensa

Crecimiento en Latam: el vaso medio lleno

Diario El País (España)

Por

América Latina crecerá este año. Son buenas noticias para la región después de dos años seguidos de contracción, en 2015 y 2016, que siguieron a tres de desaceleración por la caída de los precios de las materias primas. Desde BBVA Research anticipamos que la región como un todo debería crecer este año un 0,8%, y un 1,7% en 2018.

Geografías:Global Latam
Etiquetas:Mercosur

América Latina crecerá este año. Son buenas noticias para la región después de dos años seguidos de contracción, en 2015 y 2016, que siguieron a tres de desaceleración por la caída de los precios de las materias primas. Desde BBVA Research anticipamos que la región como un todo debería crecer este año un 0,8%, y un 1,7% en 2018. ¿Son buenas perspectivas? Hay que introducir tres matices a este punto de inflexión para América Latina a partir de 2017.

En primer lugar, la recuperación del crecimiento para este año está muy apoyada en la salida de la recesión de Argentina y Brasil, que por ser la primera y tercera mayor economía regional pesan mucho en el promedio de crecimiento de América Latina. Con todo, en la mayoría del resto de países se producirá una desaceleración en 2017 respecto al año pasado, por factores externos -como la incertidumbre sobre la política comercial en EE.UU. -pero también por shocks internos -como el intenso ruido político o el retraso de obras clave de infraestructura en algunos países-.

El segundo matiz tiene que ver también con los dos países que se recuperan en 2017. Si bien la salida de la recesión de Argentina luce sólida, la recuperación en Brasil tiene riesgos significativos de una recaída, dependiendo de la intensificación de las turbulencias políticas que aquejan al gobierno y la traba a las reformas en marcha que eso represente. Esa turbulencia no sólo pone en riesgo la recuperación de Brasil, sino que puede afectar negativamente sobre todo a sus socios de Mercosur.

El tercer aspecto reconoce que el crecimiento esperado para América Latina este año y en 2018 seguirá siendo bajo, cuando uno lo compara no sólo con el potencial de la región (que debería estar más cercano al 3%), sino también al lado del crecimiento de las economías desarrolladas (alrededor del 2%). América Latina debería aspirar a reducir la brecha de renta per cápita con las economías avanzadas, como lo hizo hasta 2012.

En cuarto lugar, si bien los riesgos provenientes de China no han mermado como refleja la continuada acumulación de deuda, el riesgo asociado a las políticas económicas en EE.UU. parece haber disminuido, por lo que el entorno externo luce un poco menos adverso que a inicios de este año. Sin embargo, los riesgos internos han aumentado, con un mayor ruido político en la región (asociado, en parte, a muchos procesos electorales en el próximo año y medio) y los efectos negativos de los escándalos de corrupción sobre la inversión pública y privada.

Estos matices hacen que el vaso del crecimiento en América Latina sólo esté, por ahora, medio lleno.

Envía tu comentario
Envía tu comentario