Fecha de publicación
Desde
Hasta
x

Área personal


¿Ólvido su contraseña?
x

Inicie sesión para participar



¿Aún no estás registrado? Regístrate ahora
x
Realiza tu búsqueda introduciendo el texto
Realiza tu búsqueda por otros criterios
img_publication Artículo de Prensa

Brasil: hora de centrarse en la economía

Diario El País

Por

Hace pocos días el Senado brasileño aprobó el cese definitivo de Dilma Rousseff, dejando oficialmente el gobierno del país en manos del exvicepresidente Michel Temer, que venía ejerciendo esa función interinamente desde abril.

Geografías:Brasil
Temáticas:Opinión

Hace pocos días el Senado brasileño aprobó el cese definitivo de Dilma Rousseff, dejando oficialmente el gobierno del país en manos del exvicepresidente Michel Temer, que venía ejerciendo esa función interinamente desde abril. A pesar de que el entorno político podría ser turbulento, la menor incertidumbre sobre quien estará al frente del país afianzará el que se retome el crecimiento económico tras una larga recesión.

Si bien la menor incertidumbre política beneficiará a la economía, que posiblemente se estabilizará en la segunda mitad del año y volverá a crecer a tasas positivas en 2017, se requieren una mejor gestión de la política económica y reformas para que Brasil pueda volver a crecer de forma sostenida por encima del 2%.

Las acciones del gobierno interino de Michel Temer muestran un viraje de la política económica hacia la ortodoxia, algo que debe continuar hacia adelante. La nueva administración del Banco Central, por ejemplo, ha mostrado que va a ser menos tolerante con respecto a la inflación, en un intento de aumentar la credibilidad de la política monetaria, a pesar del impacto negativo que dicha postura pueda tener sobre la ya débil actividad económica. La esperada reducción de los tipos de interés tan sólo debe ocurrir cuando las expectativas de inflación estén ancladas alrededor del objetivo del 4,5%, posiblemente en el cierre de este año o inicio del próximo.

Con respecto a la política fiscal, el discurso oficial reconoce la necesidad de un ajuste que frene el aumento de la deuda pública, pero todavía escasean medidas concretas. En este sentido, el gobierno de Michel Temer ha presentado al Congreso un proyecto para congelar los gastos fiscales en términos reales en los próximos veinte años. Es una medida que ayudaría a revertir la tendencia alcista del gasto público, pero que conlleva un riesgo para el gasto social.

El nuevo gobierno también ha empezado a discutir reformas de la seguridad social y del mercado laboral y pronto debe presentar sendos proyectos al Congreso. La primera reforma es fundamental para garantir la sostenibilidad del sistema de previsión. Además, es esencial para que efectivamente se puedan congelar los gastos fiscales sin que esto implique recortes en los servicios públicos básicos. Con respecto a la reforma laboral, la intención es flexibilizar y dinamizar el mercado de trabajo.

Es positivo que la economía y las reformas vuelvan a centrar la atención, tras un largo período de sobredosis política. Asimismo, no está claro que el nuevo gobierno consiga avanzar en la adopción de medidas para afrontar los obstáculos que el crecimiento. En todo caso, el país no se puede permitir el lujo de perder dos años más, hasta las elecciones presidenciales de octubre de 2018, para empezar a crear las condiciones para volver a crecer significativamente.

Envía tu comentario
Envía tu comentario